miércoles, 29 de septiembre de 2010

Comentarios sobre "El Lazarillo de Tormes" II

La palabra pícaro aparece en idioma español entre 1520 y 1548. Surge entre el polvo que levanta en todas las naciones de Europa la infantería de Carlos V. Nadie sabe bien cómo ni dónde se imprimió por primera vez tal palabra, aunque las más autorizadas opiniones aseguran que procede de picardo, habitante de Picardía, región francesa que envió fuertes contingentes a combatir contra los españoles. Ya sea por la rivalidad natural que despierta la lucha, ya porque eran así, el picardo pasó a ser sinónimo de "sucio, roto, viejo". De ahí que el termino haya venido a designar a un personaje del arroyo, sin más moral que la circunstancial. El pícaro no es un criminal ni un ladrón de alta escuela. Pero si es necesario robar para comer, no lo duda dos veces. Conoce máximas y sentencia morales, y las expone con descaro y hasta con excelente humor. Vive de servir y de mentir sin más consecuencias paa su alma que las de demostrar que es creyente y que, como tal, puede cometer algunos pecados veniales con la certeza de que le serám perdonados. En síntesis: el pícaro es un personaje simpático y a veces cínico, y humano siempre. El fue la expresión de importantes sectires de la vida española de los siglos XVI y XVII. Cervantes lo define en tono humorístico en La ilustre fregona en los siguientes términos: "No os llaméis pícaros si no habéis cursado dos cursos en la academia de la pesca del del atún. ¡Allí, allí, que está en su centro el trabajo junto a la poltronería!".
José Blanco Amor
Prólogo_ El Lazarillo de Tormes
Edición Clásicos Troquel

1 comentario: