miércoles, 23 de noviembre de 2016

El bisnieto de Babieca



“Soy Rocinante el famo-
bisnieto del gran Babie-;
por pecados de flaque-
fui a poder de un don Quijo-.
Parejas corrí a la flo-;
mas por uña de caba-
no se me escapó ceba-;
que esto saqué a Lazari-
cuando, para hurtar el vi-
al ciego, le di la pa-.”

                Alonso Quijano, antes de siquiera crear el nombre de Don Quijote para darse a conocer como caballero andante, nombra primero a su rocín con el nombre de Rocinante, tras cuatro días de meditar consideraciones. Alonso Quijano pensaba que, así como precisa de armas, todo caballero debe hacerse con caballo de considerable envergadura, que haga honor a éste y cuyo nombre, tanto como el suyo y el de su doncella, no quede en el olvido. Rocinante, al fin y al cabo, sería quien marcaría por sí solo el camino de la aventura en la primera salida, como el propio Don Quijote quería.

Rocinante es un personaje importante de la novela, uno siempre presente pero muchas veces "en silencio", que casi siempre se encuentra con su amo Don Quijote. Incluso llegó a causarle problemas a éste y a Sancho; a veces por un tropiezo accidental y otras veces, por ejemplo, por actuar por su cuenta, como ocurrió cuando lo dañaron los arrieros, que luego atacarían al hidalgo y al escudero. Sancho Panza, tras ese incidente, recrimina la actitud de Rocinante, pero además lo reconoce como persona, como ser pensante: “Jamás tal creí de Rocinante; que le tenía por persona casta y tan pacífica como yo. En fin, bien dicen que es menester mucho tiempo para venir a conocer las personas, y que no hay cosa segura en esta vida”.

Como Babieca le deja claro a su autoproclamado bisnieto: son su amo y su escudero tan “rocines” como él. El rocín está en sintonía con Don Quijote y se sumerge también en la fantasía, siendo su más íntimo cómplice en la gran aventura. Después de todo, el caballero le dice a ese “sabio encantador” que se encargaría de su historia: “Ruégote que no te olvides de mi buen Rocinante, compañero eterno mío en todos mis caminos y carreras”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario