jueves, 10 de noviembre de 2016

Maritornes, la ficcionalización de la belleza

Maritornes, la ficcionalización de la belleza


"(...) Servía en la venta asimismo una moza austriana, ancha de cara, llana de cogote, de nariz roma, del un ojo tuerta y del otro no muy sana. Verdad es que la gallardía del cuerpo suplía las demás faltas: no tenía siete palmos de los pies a la cabeza, y las espaldas, que algún tanto le cargaban, la hacían mirar al suelo más de lo que ella quisiera.(...)" (cap XVI, parte I)


   El fragmento anterior, la moza "Maritornes", es descrita como una mujer no muy agraciada y algo doblada, sin embargo, nuestro hidalgo la observa como una "fermosa señora", este es uno de los tantos ejemplos de la ficcionalización del Quijote, que va mas allá de la transformación de un simple escenario o la intertextualidad, pues en El Quijote no es verosímil que una doncella sea fea, por ello ficcionaliza el físico de Maritornes e incluso su aliento.

  Es recurrente en la obra la figura de la mujer ficcionalizada, esto se puede observar por ejemplo con "Dulcinea del Toboso" y  las dos prostitutas de la primera venta, es porque en el mundo del Quijote trae a su época las normas, el contexto de las novelas de caballería, y en estás no es posible ver a una mujer como una "mujerzuela", su figura por lo general en estas obras es descrita realzando su belleza y sus virtudes, por ello, se puede decir que la mujer en el mundo quijotesco no es verosímil de otra forma que no sea hermosa y virtuoso.


                                                                                                       Arianna Hernández Mathison.

No hay comentarios:

Publicar un comentario