viernes, 18 de noviembre de 2016

Basilio el hábil maniobrero


Si quisieses, cruel Quiteria, darme este último y forzoso trance la mano de esposa, aún pensaría que mi temeridad, tendría disculpa, pues en ella alcancé el bien de ser tuyo.” (XXI, II)

Basilio el pobre campesino que deseaba el amor de una mujer que quería más el dinero. Estos habían prometido desposarse en un principio, pero la llegada de Camacho, la viva imagen de la riqueza palpitante envolvió a la hermosa Quiteria, arrebatándosela al mísero. Pero aún a pesar de todo, eso no fue otra cosa que un pequeño obstáculo para Basilio, este llegando a las bodas de los crueles, dio la mejor de las actuaciones, se arrojó hacia su espada y bañado en sangre pidió la mano de quien le pertenecía primero, fueron sus ruegos, y la manera en que cautivó a la joven a través de su diestro discurso, no queriendo redimir sus pecados, sino teniendo como último deseo la mano de la mujer que amaba, lo que le permitió obtenerla de vuelta. Para luego confesar su industria, habiendo burlado a todos los presentes y conseguir a la amada.

Basilio no es más que otro de los personajes ingeniosos con los que cuenta la obra de Cervantes, astuto e intrépido, no pararía de cometer cualquier cosa, con tal de lograr sus cometidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario