sábado, 19 de noviembre de 2016

Andrés, ¿malhechor, o víctima?


“Señor caballero, este muchacho que estoy castigando es un mi criado,
que me sirve de guardar una manada de ovejas que tengo en estos contornos,
 el cual es tan descuidado, que cada día me falta una;
 y porque castigo su descuido, o bellaquería, dice que lo hago miserable,
por no pagalle la soldada que le debo, y en Dios y en mi alma que miente.”
Capítulo IV. Don Quijote de la Mancha.


Andrés puede verse como un personaje ambiguo, del cual no se tiene realmente certeza. La historia relata la visión de Don Quijote: un joven muchacho siendo golpeado por su señor en un camino. La duda surge con los argumentos que presentan uno y otro, no queda claro si el muchacho realmente había robado las ovejas, éstas se habían perdido, el patrón no le había pagado, y solo era malvado. Sin embargo, Don Quijote en defensa del oprimido, detiene la situación y busca enmendarla procurando que Juan Haldudo pague a Andrés lo que le debe. Pero en ese afán de ayudar, no se aseguró que la sentencia fuese cumplida, quedando entonces Andrés aún más herido. En caso de ser el muchacho un malhechor, la misma intervención de Don Quijote fue la que dictó sentencia sobre él y cobró por completo su crimen. Pero en caso de ser Juan Haldudo un cruel amo, Don Quijote, en su afán de hacer el bien, solo empeoró el embrollo en el que estaba el joven Andrés, y como se ha visto en otras de sus aventuras, suele ser una situación común.
Mónica Ovalles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario