martes, 25 de enero de 2011

Altisidora: Una doncella encantadora

Oye a una triste doncella
bien crecida y mal lograda,
que en la luz de tus dos soles
se siente abrasar el alma.

Con estas palabras comienza su artificio la doncella, haciéndole creer al ingenioso Hidalgo el amor que le profesaba.

Aparece en la obra como dama de compañía de la Duquesa y es la creadora y protagonista de su supuesto amor hacia Don Quijote. Comienza escribiendo y cantando romances en su ventana y con su partida canta sones lastimeros al hidalgo. Más adelante la vemos como actriz del ritual de su “resurrección” en el que caballero y escudero son engañados y Sancho termina burlado y adolorido.

Altisidora es una mujer de las que dicen “de armas tomar”. Ella representa juventud, belleza, sensibilidad y seducción, junto a ingenio, soberbia y envidia. Gracias a esos dotes Don Quijote se va a ver tentado en más de una ocasión, y solo su fortaleza y su amor hacia Dulcinea lo harán regresar a su “centro”.

Su actitud burlesca y su espíritu de parodia la hacen encajar en la obra para confirmar el ambiente de ficción que caracteriza a la novela. Es la muestra de la línea difusa entre lo que es real y lo que es ficción, y la realidad susceptible a manipulaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario