sábado, 15 de enero de 2011

Roque Guinart, deseo de libertad

Roque Guinart es al igual que Don Quijote un soñador en busca de justicia y amante de la libertad, claro esta que cada uno en su propia realidad, uno enfrentando molinos y gigantes imaginarios, el otro luchando en su realidad como bandolero. Cada uno busca a su manera “deshacer agravios, abusos y enmendar deudas”. Con ese fin, cada uno sale en busca de aventuras que transformaran sus realidades.
Roque, es el único personaje de la segunda parte que al toparse con el Quijote, no se inmuta, no lo invita a corregir sus locuras, ni busca trastocar su realidad para burlarse de él. Simplemente comparte vivencias con Don Quijote y Sancho, mostrándole su mundo, sin mentiras en una absoluta realidad.
Por ello, el Quijote siente cierta simpatía hacia Roque, “tres días y tres noches estuvo don Quijote con Roque, y si estuviera trescientos años, no le faltará qué mirar y admirar…”(II, LXI, p.1028), creo que por la necesidad de cada personaje de tener un mundo justo.
Se dice que Cervantes, al incluir este personaje toma uno real de su momento histórico, lo cual muestra que mientras escribía el Quijote, él era conocedor de su realidad social e histórica. Sin embargo, considero que Cervantes incluye este personaje para diferenciar la dualidad existente en cada uno, y que el lector pueda percibir que en cada realidad hay ficción y en la ficción realidad.
En fin, Roque es toda realidad y el Quijote toda ficción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario