martes, 12 de agosto de 2014

A un pobre esclavo el amor le animaba a esto

"No nos maravillemos de un clérigo ni fraile, porque el uno hurta de los pobres y el otro de casa para sus devotas y para ayuda de otro tanto, cuando a un pobre esclavo el amor le animaba a esto."

.-Lazarillo de Tormes, Tratado primero, página cinco.

El autor anónimo de las desventuras de Lazarillo narra en sus desventuras mucho más que los altibajos de la vida de un pícaro. Arraigada bajo la superficie de su historia, la comedia del Lazarillo de Tormes trae consigo un reflejo agudo de la sociedad en la que se narra. No solo una parodia astuta de las clases sociales de la España contemporanea a su escritura, podemos interpretarla también como una fina crítica de sus disfunciones.

El mundo en que Lazaro se ve lanzado a vivir su vida no es tan distinto al nuestro. Gana el vivo y el poderoso, sufre el pobre. Sin embargo, junto al sufrimiento hay también instancias de humanidad. Narrando su vida con su madre, empobrecida y desgraciada, Lazaro nos muestra hasta donde puede llegar la faceta magnanima del hombre.

En la frase escogida vemos ambas estas facetas expresadas en el texto. La dura crítica contra el clacismo y la avaricie del poderoso. El aprecio por las facetas más humanas de la vida, que escacearán en la dura vida de Lazaro.

Adrian Sandoval.

No hay comentarios:

Publicar un comentario