sábado, 2 de agosto de 2014

¿Leyó Lázaro de Tormes a Homero o al menos escucho hablar de La odisea?

Considero que es algo inesperado el conocimiento general que el autor le otorgó a Lázaro en el siguiente fragmento que se encuentra en el segundo tratado, cuando Lázaro nos hace una referencia de un pasaje de La odisea:
«Venida la noche y su reposo, luego yo era puesto en pie con mi aparejo y, cuantos él tapaba de día, destapaba yo de noche. (…) Finalmente, parecíamos tener a destajo la tela de Penélope, pues, cuanto él texía de día rompía yo de noche» (P. 52. Lazarillo de Tormes. Editorial Oveja negra. Colombia, 1983).

Se vuelve un pequeño enigma el cómo Lázaro obtuvo esa información a la que quizás solo se puede llegar a través de la lectura de La odisea, aunque en los tratados Lázaro no reseña saber leer, también podemos imaginar que alguien le ha comentado acerca de Penélope. Es Lázaro quien establece una comparación entre él y la reina de Ítaca, a pesar de la dicotomía y de lo irónico que resulta la comparación entre un muchacho pobre y una reina, sí hay una semejanza entre esos dos personajes y esa es que por las noches ambos deshacen el trabajo del día, claro cada cual con fines diferentes, Penélope destejía la mortaja de Laertes en la noche, porque una vez terminada la mortaja se vería obligada a escoger otro esposo. En cambio Lázaro solo tenía hambre, por eso en la noche él rompía los tablones de la despensa para comer migajas de pan y, se hace pasar por ratón(es) es decir tiene que comer como un ratón para poder sobrevivir a la hambruna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario