viernes, 1 de agosto de 2014

El hambriento Lazarillo.


"Era de mañana cuando este mi tercero amo topé, y llevóme tras sí gran parte de la ciudad. Pasábamos por las plazas do se vendía pan y otras provisiones. Yo pensaba y aun deseaba que allí me quería cargar de lo que se vendía, porque ésta era propia hora cuando se suele proveer de lo necesario; mas muy a tendido paso pasaba por estas cosas".
(Tratado Tercero, Pág. 50, primera edición 1999 La Palma Viajera, EDUVEN)
 

Uno de los motivos que impulsa al pícaro a cambiar de amo es el hambre. En la frase escogida, el desasosiego de Lázaro por comer está presente, sobre todo la inquietud de si su nuevo dueño podrá llenar su estómago mejor de lo que lo hizo el clérigo, su antiguo amo. El hambre es la clave que mueve a Lázaro a actuar, es lo que busca para poder sobrevivir. Al percatarse en el pasaje que ya a mitad de jornada que no ha llenado su estómago la desesperación se acentúa, pero permanece manso y callado siendo un buen mozo, creyendo que pronto así será ya que el pícaro no se puede proveer así mismo, y éste se lo recuerda al final de la frase a Vuestra Merced.

Beatriz Mójer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario