lunes, 4 de agosto de 2014

Robando a la vida



“… — Agora quiero yo usar contigo de una liberalidad, y es que ambos comamos este racimo de uvas, y que hayas dél tanta parte como yo.  Partillo hemos desta manera: tú picarás una vez y yo otra; con tal que me prometas no tomar cada vez más de una uva, yo haré lo mesmo hasta que lo acabemos, y desta suerte no habrá engaño.

Hecho ansí el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance; el traidor mudó de propósito y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo debería hacer lo mismo. Como vi que el quebraba la postura, no me contente ir a la par con él, mas aun pasaba adelante: dos a dos, y tres a tres, y como podía las comía.  Acabado el racimo, estuvo un poco con el escobajo en la mano y meneando la cabeza dijo:

— Lázaro, engañado me has: juraré yo a Dios que has tu comido las uvas tres a tres…”

La vida de Lazarillo de Tormes y sus fortunas y adversidades, Edición de Burgos 1554, pág. 9. En: http://biblio3.url.edu.gt/Libros/2013/La-vida.PDF


En este fragmento podemos observar el particular sentido de la justicia de Lázaro, y si vamos un poco más allá, incluso una síntesis de su vida: siempre tratando de pasar a la corriente en condiciones adversas. Si se me da la oportunidad de tomar algo bueno, aceptaré todo lo que pueda y más, porque las circunstancias no han sido amables conmigo: eso es mi justicia.


El tópico del hambre en la picaresca también aparece. Este “festín” de uvas no es algo usual  para Lázaro: no va a permitir que el mendigo le arrebate ni un trozo de lo acordado. Antes, él hará lo propio. Y así en cada episodio sobrevivirá robando sólo un poco más de lo que la vida le otorga.


                                                                                                                                          
Isabel Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario